Archivo del Autor: Punks Unidos

«Wake up Punk» – Un documental por Joe Corré el hijo de Malcolm McLaren y Vivienne Westwood

Es el 14 de enero de 1978. Jonny Rotten sólo tiene una pregunta para el público de San Francisco: «¿Alguna vez has tenido la sensación de haber sido engañado?»

Era el final de la primera y última gira de los Sex Pistols en Estados Unidos. De hecho, el fin de los Sex Pistols, ya que Rotten, que pronto sería Lydon, abandonó la banda incluso antes de que volvieran a casa, a Londres.

Sex Pistols: La historia detrás de la canción "God Save the Queen"

Hoy, Joe Corré no se siente tan engañado como desconcertado por el hecho de que un movimiento nacido con una excitación tan temeraria haya virado. Cuarenta y cinco años después, se ha convertido en un eslogan publicitario de mediana edad, un vehículo para vender camisetas, cerveza y hamburguesas con una tarjeta de crédito de la marca Pistols.

Y, si alguien debería saberlo, es Corré. Es el hijo de la realeza del punk, Malcolm McLaren, mánager de los Sex Pistols, y Vivienne Westwood. Ellos inventaron el punk rock en una pequeña tienda de King’s Road en Londres. También es el protagonista del documental Wake Up Punk, que se estrena hoy en el Festival de Cine de Glasgow. «De repente, ahora todos somos punks, y valoramos lo que el movimiento hizo por la cultura de este país», dijo Corré.

«Ciertamente, no era lo que había en ese momento, y las celebraciones del punk se sentían totalmente hipócritas. Pero para mí también fue una oportunidad».
«El punk tenía una especie de energía. Y creo que todo eso se perdió con toda esta celebración de moda y los seguros de coche y los pantalones bondage de Louis Vuitton y las hamburguesas punk de McDonald’s».

Malcom McLaren's Son Joe Corré Preps 'Wake Up Punk' Feature Doc - Variety

Joe Corré aplaude la influencia de su madre Vivienne Westwood, pero rechaza el comercialismo del punk. En su lugar, Wake Up Punk examina los orígenes de los valores de la escena y cómo el establishment, antaño aterrorizado, lo acoge ahora como, dice, «nostalgia acogedora». «El propósito de Wake Up Punk es que la gente se pregunte qué es lo que valora», dice Corré. «No se supone que sea un viaje al pasado sobre el movimiento.

«En los años 70, la gente pensaba: ‘¿cuál es mi futuro? Estoy destinado a trabajar en la mina de carbón o en una pastelería’. Cuando el mensaje era ‘no hay futuro’, los jóvenes pensaban que tenían un futuro sombrío. La diferencia es que ahora los jóvenes ven la extinción por el cambio climático, la guerra y la mala gestión de nuestro gobierno. Es un tipo de desesperación diferente, pero hay similitudes».

Según Corré y su madre, Westwood, ha llegado el momento de revivir la actitud punk-rock ante el establishment. Por desgracia, eso incluye la destrucción de valiosos recuerdos punk atesorados por los coleccionistas. En una maniobra digna de McLaren, Wake Up Punk presenta una escena en la que Corré prende fuego a discos, ropa y carteles valorados en 5 millones de libras en un funeral de vikingos punk.

«La película pretendía ilustrar a la gente sobre cómo las ideas pueden corromperse, comprometerse y convertirse en una hipocresía para sí mismas», añade Corré. «Eso me pareció un buen final para ella, en lugar de que se subastara y quedara en la pared de algún banquero». «Lo que molestaba a la gente no era tanto lo que se quemaba, porque ni siquiera sabían lo que se destruía. Lo que les molestaba era la idea de que valía cinco millones de libras».

Los coleccionistas, horrorizados, vieron cómo las cenizas de los recuerdos se exponían en un ataúd de cristal en una galería de arte, y la pieza fue, irónicamente, valorada en 6 millones de libras. Corre conservó «algunos objetos personales» de la época. Era un niño de 10 años que vivía con su madre y su padre en Londres cuando el Punk explotó y recordaba haber visitado la tienda de sus padres. El epicentro de la escena, a mediados de los 70, a raíz de que fuera destrozada por los hooligans del fútbol.

«De lo que me di cuenta de niño con mucha fuerza, sobre todo en el Jubileo de la Reina en 1977, cuando salió Dios salve a la Reina, es que la sociedad nos odiaba», dijo. «Nos sentimos mucho el blanco de la agresión y el odio de la gente. «Recuerdo que, de niño, el Frente Nacional estaba en la puerta de nuestra casa y nos rompía las ventanas y echaba fuegos artificiales por el buzón. Iba por la calle y hombres adultos me escupían a la cara».

Wake Up Punk (@WakeUpPunk) / Twitter

En lugar de asustarse por ello, Corré se muestra casi nostálgico. Los cada vez más populares Sex Pistols visitaban su casa familiar. Recuerda que estaba tumbado en su habitación en una litera mientras el guitarrista de la banda, Steve Jones, estaba en la otra contándole chistes e historias. Sid Vicious, decía, era «simpático».

Aunque los Pistols implosionaron casi tan rápido como explotaron, el líder Lydon pasó a fundar Public Image Ltd. Aunque el movimiento punk en sí mismo se alejó de sus raíces antisistema, anticorporativas y rebeldes para convertirse en algo que su padre llamaría «dinero del caos», Corré sigue recordando la época con cariño.

«Me parecía increíble ir por la calle con mi madre y que los coches chocaran a nuestro lado porque ella parecía un extraterrestre del espacio exterior. Me parecía brillante», afirma.

«Las industrias creativas se beneficiaron de la confianza que dio a la gente para levantarse y encontrar una ruta diferente para sí mismos. «Es algo que da mucho poder a alguien que de repente decide, bueno, quiero estar en una banda, y no sé tocar nada. Ni siquiera sé cantar. Pero voy a subirme a ese escenario y voy a dárselo a todo el mundo.

«Hay tanta gente dentro de las industrias creativas y otras industrias hoy en día que no estarían ahí si no fuera por la confianza y el santuario que les dio la escena punk». También era un movimiento que permitía expresarse a personas de todos los orígenes; las mujeres, las minorías étnicas y los discapacitados eran, en su mayoría, bienvenidos en una escena que celebraba la individualidad. Era un santuario para la gente que no encajaba en ningún otro sitio», explica Corré.

«Cuando era niño, mucha gente de la época estaba afectada por la talidomida. Recuerdo a bastantes aspirantes a punks, y se sentían muy bien por pertenecer a algo en lo que no se les juzgaba ni se les empujaba a una habitación trasera. Se sentían liberados». Sin embargo, las palmaditas en la espalda y el recuerdo cariñoso de haber sido escupido no forman parte del espíritu del movimiento. «La gente que ahora dice: ‘Oh, yo fui punk, recuerdo haber ido a todos los conciertos’, parecen los Teddy Boys de los 70. Nada avanza con ese tipo de perspectiva», dijo.

«Por eso me parece que hablar de Punk no es interesante. La palabra ya no significa nada. «En un momento dado significó algo, pero ahora tenemos que pensar en otras cosas. «Y por eso creo que el activismo como Extinction Rebellion es el nuevo Punk, porque se levanta y dice no, no estamos de acuerdo con esto, y vamos a hacer algo al respecto. Hace enfurecer a la gente adecuada».

Emos Vs. Punks a 14 años de la pelea en la Glorieta de Insurgentes

Emos Vs. Punks - a 14 años de la pelea en la Glorieta de Insurgentes

La lucha fue provocada por un episodio de Telehit, ¿qué es un emo?, donde Kristoff, la versión más fea de Mark McGrath, hizo algunas observaciones afiladas sobre Emos, incluidas que solo se sienten atraídas por las bandas porque el cantante principal es lindo. Pero los Emos no fueron tan mezquinos.

Los Emos no estaban contentos con esto y los punks organizaron una paliza de ellos. Pero los Emos se reunieron y lucharon de vuelta, y el evento tendría consecuencias para la contracultura en México. Aquí están algunos de los aspectos más destacados de la lucha entre Emos y Punks. Esperemos que este artículo ayude a limpiar el aire e inspirar una discusión seria.

Cuando la policía llegó a prevenir una pelea, los Emos aprovecharon la oportunidad de defenderse y comenzaron a lanzar la basura entre sí. Un reportero estaba grabando la pelea. Aunque los Emos intentaron detener la pelea, los punks arrojaron basura el uno al otro, y los Emos juraron vengarse por el ataque.

El día en que los emos y los punks se enfrentaron en la Glorieta de los  Insurgentes

Un grupo EMO organizó un mitin en la Glorieta de los Insurgentes para protestar por la agresión hacía ellxs

El Rally tuvo lugar a las tres de la tarde del 15 de marzo de 2008, y las dos partes comenzaron a argumentar verbalmente, y finalmente llegaron a los golpes. En un momento dado, la policía dispersó a los rivales, pero esto solo duró unas pocas horas.

Cuando Emos vs Punks: los Emos y los punks se reunieron por primera vez en 14 años, la lucha se organizó con la ayuda de las redes sociales. Mientras la lucha era pacífica y en gran parte una aventura pacífica, las acciones de EMOS provocaron un motín. Un grupo de Emos tuvo el valor de violar la ley.

Los Emos pidieron una confrontación con los punks en Glorieta de los Insurgentes. La lucha fue organizada por los punks, que no estaban contentos con las acciones de EMOS. Los Emos también se estaban defendiéndose en la Glorieta, pero era una batalla perdida.

La batalla entre los emos y los punks comenzó en la rotonda de la avenida Insurgentes en 2008. Los punks y los emos lucharon por territorio y su ropa. Ambos estaban usando franjas y pulseras. Las mujeres llevaban adornos de pelo púrpura o fucsia. Estaban firmes de que la policía intervino y ambas partes se pusieron en medio de la pelea.

la última noche del emo en méxico - i-D

En el mirador de insurgentes, Salvador y su amigo se sentaron en una fila.

Llevaba una camisa inspirada en la cabeza de metal y su amiga le dijo que habría problemas, pero su amiga le aseguró que no pasaría nada malo. Los dos hombres intercambiaron botellas de plástico y cinturones tachonados mientras gritaban el uno al otro.

Mientras los punks tendían a dominar las batallas entre los Emos y los punks, los dos grupos tienen una larga historia. Las dos subculturas se han influenciado en gran medida mutuamente. Además de ser parte de la misma cultura, ambos grupos tienen un fuerte sentido de individualidad. A pesar de que la tendencia de EMO se hizo cargo de la cultura masculina, desafió las normas de género y afirmó la noción de que el género es inviolable.

Los Emos y los punks fueron los más odiados en México. El primer encuentro fue un video de los niños emo golpeados por los anti-emos. El video se distribuyó en línea y mostró la confrontación. Sin embargo, los anti-emos temían la confrontación. No tenían la intención de represalias, pero solo eran adolescentes agitados.

No es de extrañar que la lucha entre las dos subculturas esté fuera de control. Según informes, varios anti-emos fueron burlados por Kristoff, y la policía fue superada en número por los manifestantes de Emo. Ambas partes estaban armadas para protegerse contra los ataques anti-emos, pero los oficiales de policía no intervinieron.