Movimiento Social, de todo un poco
Showing posts with tag: ideas

Los orígenes de los tatuajes y su historia

Los tatuajes son cualquier tipo de alteración del color base de la piel. Ya sea a través de la creación de un determinado dibujo, imagen o texto en algún idioma en particular. Para conseguirlo, se suelen usar agujas o herramientas similares que permiten inyectar la tinta u otro pigmento en la capa más externa de la piel de una persona; dígase la epidermis.

La palabra como tal posiblemente tenga su etimología en el idioma samoano, propio de los pueblos que desarrollaron esta lengua austronesia. Es así, que el término “tátau” se puede entender como el hecho de marcar o impactar en dos tiempos con un golpe; una referencia directa al método tradicional en que se aplicaban los diseños usando distintos modelos de plantillas. Luego, sería incorporado al idioma español gracias al francés, y el vocablo “tatouage”.

Cuando la exploración por altamar estaba en su auge, los marineros que surcaban las aguas del océano Pacífico se toparon con los samoanos, e inmediatamente quedaron fascinados por los coloridos dibujos que llevaban en su piel, es así, que de manera equívoca terminaron por distorsionar la palabra “tátau” hasta que derivó en “tatoo”. Por otro lado, en Japón, el término fue empleado para hacer referencia a los diseños no originales de su país, mientras que a los tradicionales se les llama “irezumi”.

Los registros más antiguos sobre tatuajes se remontan a las momias encontradas en Perú, para ser más específicos, a las pertenecientes a la Cultura Chinchorro, la cual se desarrolló en la costa de ese país. En ellas, se han conservado tatuajes que superan los dos mil años de antigüedad. Básicamente, se trata de una suerte de bigote adyacente al labio superior de un hombre que estaba en la etapa adulta. Incluso, cerca de esa región se ha descubierto evidencia de tipo arqueológico que confirma la presencia de herramientas para realizar tatuajes, que se estima tienen una historia que sobrepasa los 60.000 años.

Durante inicios del siglo XX, se halló una momia del periodo neolítico en las profundidades de un glaciar en la cordillera central de las montañas de Europa, conocidas como los Alpes de Ötztal. Este cadáver contenía un total de cincuenta y siete tatuajes grabados en su espalda. La momia fue nombrada “Ötzi”, aunque también se le suele llamar el “Hombre de Hielo”, y se considera el cadáver preservado con piel más antiguo que ha sido descubierto.

Cada cultura, donde se emplearon los tatuajes activamente, tuvo razones y motivos distintos. Por ejemplo, en el Antiguo Egipto resalta su simbología que tenía profunda relación con los rituales mágicos y religiosos. Mientras que en las civilizaciones clásicas de Grecia y Roma, era utilizado para diferenciar a los criminales de la gente común, como una marca que siempre llevaban consigo. También se ha llegado a pensar que los que posee el “Hombre de Hielo” tuvieron un trasfondo terapéutico, comparable con la práctica conocida como acupuntura. En otras zonas, fueron usados por las comunidades y tribus para distinguir los rangos sociales, o como forma de representar el paso a la adultez.

Los tatuajes en la actualidad y sus estilos

En la actualidad, el tatuaje sirve para representar algo en particular que cada persona tenga en mente. Cada estilo obedece a un objetivo en específico, ya sea hacer referencia al nombre de un ser querido, admirado, o de uno mismo; o textos que representan algo con importancia, como frases o lemas pertenecientes a alguna ideología o dogma.

El tatuaje, de ninguna forma tiene relación con el carácter de la persona que lo posee, solo es algo que sirve para denotar un conjunto de ideales propios y su deseo por exteriorizarlos. Afortunadamente, la sociedad moderna ha empezado a aceptarlos como una expresión artística, más allá de una moda. Cada vez menos gente lo ve como tabú, por lo que no sorprende que en estos tiempos se pueda hallar una gran variedad de estilos, los cuales a continuación podrás conocer.

El estilo “Old School” pertenece a aquellos tatuajes que fueron inspirados en los diseños que los marineros estadounidenses lucían a principios del siglo XX. Sus temas más habituales tienden a estar asociados a anclas, barcos, faros y otros elementos que tengan relación con el mar. Una de sus características más importantes se basa en el empleo de perfiles gruesos, así como la ausencia de degradados. Usualmente, sus tonalidades varían entre el rojo y azul, pero siempre son intensas. Este estilo sigue siendo popular en varios países anglosajones.

Cuando el estilo anterior integra elementos más modernos recibe el nombre de “New Traditional”. Son tatuajes similares a los antes mencionados, no obstante, en este caso sí se suelen usar degradados, también existe la presencia de perfiles tanto gruesos como delgados, de acuerdo al gusto de la persona. Asimismo, las temáticas no están limitadas al ámbito marino, por lo que se pueden encontrar gran variedad de diseños.

En el Reino Unido nace el estilo conocido como “Dotwork”, el cual se puede traducir a groso modo como “trabajo en punto”. Su característica fundamental es la presencia constante de un punteado, aunque también destaca por no emplear colores. Esto último tiene como resultado que sea monocromático, con temas que suelen ser herencia de los usados en los dos estilos anteriores. Es uno de los que goza con más popularidad en estos tiempos. Y gracias a que su elaboración es más sencilla en el aspecto técnico, es común que sirva para comenzar en este mundo como tatuador.

Cuando los tatuajes son llevados a cabo con plantillas, solo emplean un color, y carecen de degradados, pertenecen al estilo “Stencil”. Esta variante recuerda a los grafitis, ya que el uso de patrones para dibujar los entornos es imprescindible. Una de sus grandes ventajas se encuentra en que no requiere mucha habilidad artística.

Entre los estilos más modernos se halla el “Brush”. Su calidad dependerá mucho de la capacidad del artista, ya que su diseño, que recuerda a pinturas famosas llevadas a cabo con pincel, es sumamente complejo. Se han popularizado a lo largo de Alemania e Inglaterra, y suelen ser de gran tamaño, compuestos por formas geométricas y símbolos que hacen referencia a distintas culturas.

El gallo de bodas

Pues señor, este era un gallo, uno de esos de cresta colorada y plumas de colores, que pulía y pulía hasta hacerlas parecer rayos de luz. Este día más, porque era la boda de su tío Perico y había sido invitado.
Muy compuesto y altanero salía del corral y las gallinas suspiraban al verlo pasar. ¡Qué gallo tan bien plantao¡ ¡Qué hermoso es! ¡Su pico es pico de oro, míralo como brilla!
¡Ey! ¡Amigo! ¿Dónde vas? -gritó el señor don pato.
¡Voy a la boda de mi tío Perico! ¡Hasta luego! -dijo el gallo y se marchó.
Iba contento por el trillo que lo conduciría al festejo, cuando de pronto vio en medio del camino a dos pasitos solamente, una fresca plasta de vaca y … ¡con un olor! Al mirarla para no pisarla… ¡Ay, mamá! ¿Qué descubrió? En el medio de esa cosa, un reluciente grano de maíz decía:
-Cómeme, cómeme, cómeme. Nuestro amigo, dudaba y luchaba con su conciencia: ¿Qué hago?:
-Si pico, me ensucio el pico y no puedo ir a la boda de mi tío Perico, y si no pico pierdo el granito, ¿pico o no pico? Pero, fue tanta la atracción del suculento grano que picó y el pico se ensució.
Afligido fue donde estaba la hierba: -Hierba límpiame el pico que así no puedo ir a la boda de mi tío Perico.
No puedo. -Dijo la hierba.
Entonces fue donde estaba la chiva: -Chiva cómete la hierba que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
No quiero. -Dijo la chiva.
Fue a ver al palo: -Palo pégale a la chiva que no quiere comerse la hierba, que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
No quiero. -Dijo el palo.
Fue a ver al fuego: -Fuego quema al palo que no quiere pegarle a la chiva, que no quiere comerse la hierba, que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
No quiero. -dijo el fuego.
Entonces fue a ver al agua: -Agua apaga al fuego, que no quiere quemar al palo, que no quiere pegarle a la chiva, que no quiere comerse la hierba, que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
No quiero. -Dijo el agua.
Fue a ver al Sol: -Sol seca el agua, que no quiere apagar el fuego, que no quiere quemar al palo, que no quiere pegarle a la chiva, que no quiere comerse la hierba, que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
El Sol dijo: -Yo como astro rey ordeno que el agua apague el fuego, el agua dijo: Perdón yo apagaré el fuego, el fuego dijo: -Perdón, yo quemaré el palo. El palo dijo: -Yo le pegaré a la chiva. La chiva dijo: -Yo me comeré la hierba. La hierba dijo: -Yo le limpiaré el pico.
Y así fue como el gallo pudo asistir a la ceremonia. Y dicen que está tan agradecido al rey Sol, que todas las mañanas, cuando este asoma sus primeros rayos lo recibe con su youporn: ¡Quiquiriquííííí!