Movimiento Social, de todo un poco

Los tatuajes en la actualidad y sus estilos

En la actualidad, el tatuaje sirve para representar algo en particular que cada persona tenga en mente. Cada estilo obedece a un objetivo en específico, ya sea hacer referencia al nombre de un ser querido, admirado, o de uno mismo; o textos que representan algo con importancia, como frases o lemas pertenecientes a alguna ideología o dogma.

El tatuaje, de ninguna forma tiene relación con el carácter de la persona que lo posee, solo es algo que sirve para denotar un conjunto de ideales propios y su deseo por exteriorizarlos. Afortunadamente, la sociedad moderna ha empezado a aceptarlos como una expresión artística, más allá de una moda. Cada vez menos gente lo ve como tabú, por lo que no sorprende que en estos tiempos se pueda hallar una gran variedad de estilos, los cuales a continuación podrás conocer.

El estilo “Old School” pertenece a aquellos tatuajes que fueron inspirados en los diseños que los marineros estadounidenses lucían a principios del siglo XX. Sus temas más habituales tienden a estar asociados a anclas, barcos, faros y otros elementos que tengan relación con el mar. Una de sus características más importantes se basa en el empleo de perfiles gruesos, así como la ausencia de degradados. Usualmente, sus tonalidades varían entre el rojo y azul, pero siempre son intensas. Este estilo sigue siendo popular en varios países anglosajones.

Cuando el estilo anterior integra elementos más modernos recibe el nombre de “New Traditional”. Son tatuajes similares a los antes mencionados, no obstante, en este caso sí se suelen usar degradados, también existe la presencia de perfiles tanto gruesos como delgados, de acuerdo al gusto de la persona. Asimismo, las temáticas no están limitadas al ámbito marino, por lo que se pueden encontrar gran variedad de diseños.

En el Reino Unido nace el estilo conocido como “Dotwork”, el cual se puede traducir a groso modo como “trabajo en punto”. Su característica fundamental es la presencia constante de un punteado, aunque también destaca por no emplear colores. Esto último tiene como resultado que sea monocromático, con temas que suelen ser herencia de los usados en los dos estilos anteriores. Es uno de los que goza con más popularidad en estos tiempos. Y gracias a que su elaboración es más sencilla en el aspecto técnico, es común que sirva para comenzar en este mundo como tatuador.

Cuando los tatuajes son llevados a cabo con plantillas, solo emplean un color, y carecen de degradados, pertenecen al estilo “Stencil”. Esta variante recuerda a los grafitis, ya que el uso de patrones para dibujar los entornos es imprescindible. Una de sus grandes ventajas se encuentra en que no requiere mucha habilidad artística.

Entre los estilos más modernos se halla el “Brush”. Su calidad dependerá mucho de la capacidad del artista, ya que su diseño, que recuerda a pinturas famosas llevadas a cabo con pincel, es sumamente complejo. Se han popularizado a lo largo de Alemania e Inglaterra, y suelen ser de gran tamaño, compuestos por formas geométricas y símbolos que hacen referencia a distintas culturas.