Chimpancé con cocaína: empieza a mentirle a sus amigos

De nuevo, volví a caer en el satírico progre The Onion, donde usualmente (ya van dos veces, la primera hace unos días sobre el estudio de los monos y la consciencia de muerte) publican noticias en la tapa hablando de experimentos científicos con primates, en este caso chimpancés.


Esta vez el turno es de un chimpancé llamado Bobo que es objeto de un experimento científico que buscaba ver cómo funciona la memoria bajo los efectos de la cocaína. Sin embargo el experimento terminó arrojando datos muy interesantes, Bobo comenzó a "cambiar", entre esos cambios dejó de comer; comenzó a saltearse comidas pero le comunicaba al resto de su familia chimpancé que había comido un manjar -a los gritos. Robaba bananas y después intentaba cambiarlas por cocaína. Al pobre "bobo" se le acrecentó el egoísmo, me dice Walter cuando le mande la nota: "lo pone más egoísta, sobreactiva el sistema de alarma del organismo por eso lo recentra por sobre el resto de los chimpancés".

Este es un fragmento les recomiendo lean la nota completa (enlace al final)

"Nuestro objetivo fue evaluar el comportamiento de grandes dosis de estimulante que mejorar o perjudicar la capacidad de los chimpancés para llevar a cabo tareas de memoria y lenguaje", dijo primatóloga Daniel Martin, investigador principal del proyecto. "Lo que encontramos fue que la cocaína no sólo interrumpió la concentración de Bobo y el recuerdo, sino que también lo llevó a mentir, engañar, manipular y emocionalmente los que le rodean."

Según fuentes de laboratorio, cuando los investigadores comenzaron a inyectar Bobo con soluciones altamente concentrada de la cocaína, el chimpancé comenzó a saltarse las comidas por completo, cubriendo a menudo su falta de apetito diciéndole a sus amigos que se había comido un gran almuerzo de ese día y no tenía hambre.

En febrero pasado, Bobo se engaña a sí mismo: creía que se había convertido en macho alfa del grupo. En realidad, su rango en la jerarquía de dominación había alcanzado un nuevo mínimo, sobre todo después de varios episodios alimentado con la cocaína en el que amenazó a otros machos y luego hizo terminó por consagrar con avances hacia las mujeres torpes y desinteresados.

La nota sobre chimpancés en cocaína: le miente a sus amigos en The Onion

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada